Mujeres que reinan en el deporte

  • 9 Comments

Históricamente las mujeres han tenido mucho más complicado abrirse hueco en el mundo del deporte. Durante décadas, los propios medios de comunicación se han encargado de resaltar los logros del deporte masculino por encima del femenino, dejando de lado los éxitos de grandes profesionales que han sufrido en primera persona las consecuencias de un fenómeno de desigualdad muy evidente.

Hoy, pese a que siguen sufriendo una considerable brecha salarial con respecto a sus compañeros de profesión y que sus particulares condiciones de trabajo complican más si cabe su camino hacia la cima, muchas de esas mujeres son referentes en diferentes disciplinas deportivas. Actualmente, infinidad de féminas deportistas carecen de contratos y están continuamente expuestas al riesgo de lesionarse o quedarse legalmente desamparadas tras un embarazo.

Estamos ante una oleada de profesionales cuyos ingresos no son considerados como un salario, algo que pone al descubierto las miserias y la crueldad que hay detrás de su profesión. Un fenómeno común en todo del mundo, donde las portadas de los periódicos siguen dominadas por leyendas del deporte masculino.

El sexismo está en el aire. En la grada, en el césped o en las propias retransmisiones deportivas. Durante las últimas olimpiadas se pudieron escuchar comentarios en medios de comunicación que dejaron en evidencia ciertos clichés de los que va a costar mucho desprenderse. Conocido fue el apunte de un conocido periodista americano al afirmar que "la mujer de un jugador de los Chicago Bears había logrado una medalla de bronce. La protagonista relevada a un tercer plano por su famoso cónyuge. Nada nuevo, todo en orden.

En el ojo del huracán, deportes como el vóley-playa femenino, una práctica que atrae a las pistas a cientos de curiosos más preocupados de ver en bikini a las competidoras que de disfrutar del deporte en cuestión. Pero hasta sobre esa fina arena de playa la vida te puede dar buenas lecciones. Famosas fueron las imágenes que dieron la vuelta al mundo, en las que aparecía una jugadora de vóley egipcia envuelta en un traje de cuerpo entero con velo incluido y al otro lado de la red, una oponente europea ceñida en un minúsculo bikini. Las dos caras de la moneda frente a frente. Un ejemplo más del trabajo que queda por delante para normalizar el papel de las mujeres en el deporte.

Los casi € 68 millones que gana anualmente el tenista Roger Federer están muy lejos de los € 30 millones de María Sharapova. Por su parte en baloncesto, solo unas cuantas estrellas de la NBA cobran en un año más que todas las jugadoras de la liga profesional femenina.

En países como España, la ley no reconoce a la mujer como profesional del deporte y como consecuencia no existen convenios colectivos que regulen esta situación estipulando un salario. Como resultado, una pila de federaciones en quiebra a las que nadie controla y de las que tristemente dependen los destinos del talento femenino. Un panorama desolador que aun así no puede con sus ganas de competir.

Si, hay que decirlo alto y claro, en muchos países el deporte femenino es considerado como una actividad amateur. Existen muy pocos medios en general y lo más significativo, muy poco interés de los patrocinadores a la hora de apostar por el talento de las mujeres en el mundo del deporte.

Una precariedad que afecta a los deportes colectivos y más gravemente a los individuales, donde abrirse camino siendo mujer es ya casi una misión imposible. No obstante, las hay. Ahí afuera hay mujeres que rompen la baraja a diario y logran subirse al podio a base de sacrificio y afán de superación. Son campeonas construidas a base de constancia y determinación. Son verdaderas reinas de su destino.

Una de ellas es Mireia Belmonte, cuyo talento innato le ha reportado más de 40 medallas dentro de la piscina, de las cuales más de la mitad son de oro. Conocida por su habilidad en estilo mariposa, donde su reinado es insultante, también destaca en nado a libre y otras modalidades que le han reportado metales olímpicos, convirtiéndola en la mejor nadadora española de todos los tiempos. Mireia es y será un ejemplo para aquellas que persiguen sus sueños.

Curioso caso también el de Naomi Osaka, la gran sensación del tenis femenino y flamante Nº 1 del mundo. De madre japonesa y padre haitiano, la joven tenista ha protagonizado una meteórica ascensión que comenzó a finales de 2017, momento en el cual decidió cambiar de entrenador.

Naomi se ha convertido en la mujer más joven en alcanzar el Nº 1 desde que lo hiciera una jovencísima Caroline Wozniacki (20) en el año 2010.Naomi Osaka también es la primera tenista asiática de la historia en lograrlo y la vigésima sexta jugadora en subir a lo más alto del podio. Su potencia y mentalidad ganadora son proporcionales a su marcada timidez fuera de la pista, algo que ha conquistado al fenómeno fan desde el primer instante.

Naomi es todo un referente, al igual que Simone Biles, considerada como la mejor gimnasta del planeta. Una superdotada que lleva seis años ganando sin parar. La estadounidense lleva ya cuatro medallas de oro olímpicas y otras doce en campeonatos del mundo. Con solo 20 años domina su gremio con una superioridad apabullante, combinando elasticidad, potencia y versatilidad en cada ejercicio.

Michelle Wie, es otraniña prodigio cuyos padres decidieron encerrarla en un centro de alto rendimiento en edad temprana. La joven Hawaiana puso patas arriba el mundo del Golf el día que saltó al circuito profesional con solo 15 años. En un abrir y cerrar de ojos, Michelle logró el mejor contrato femenino hasta la fecha y las grandes firmas deportivas comenzaron a rifársela. Hoy, trata de no perder el norte e intenta rodearse de gente sabía que le asesora en su carrera.

Sobre el green, Michelle coincide habitualmente con una de sus grandes rivales, la neozelandesa Lydia Ko, otra estrella precoz que asaltó el Nº1 en 2015 con solo 17 años, superando la marca que mantenía hasta ese momento Tiger Woods, que logró la cima con 21. Otra mujer pulverizando un record masculino.

La lista de atletas femeninas que encabezan los rankings es innumerable pero especialmente llamativo es la modalidad de salto y sus derivados, disciplina en la que Caterine Ibargüen es la reina dominante. Con una zancada endiablada, esta colombiana deja estupefactos a todos aquellos que se acercan a ver como realiza su especialidad, el triple salto. Sus piernas se convierten en increíbles muelles capaces de superar cualquier muro.

Por otro lado, en el deporte rey destacan varios nombres, entre ellos Carli Lloyd, futbolista del Manchester City y considerada durante varios años como mejor jugadora del mundo. Carli es la actual capitana de la selección nacional de Estados Unidos y destaca por su depurada técnica, su inteligencia con el balón y su incontestable liderazgo. Carli es un icono del fútbol femenino internacional.

Otro claro ejemplo del afán de superación de la mujer en la vida y el deporte es Aina Nehwal, jugadora hindú de bádminton, capaz de defender su profesión hasta con una rodilla destrozada. Aina nunca lo ha tenido fácil. Hasta en su propio país, conocido por su cultura eminentemente machista, ha tenido que abrirse hueco a base de méritos deportivos que le han supuesto un sorprendente reconocimiento que la ha situado a la altura de leyendas nacionales masculinas del cricket.

No muy lejos, en China, está sucediendo algo parecido con Ding Ning, figura del Ping Pong y medalla de oro olímpica en Londres 2012. Esta deportista asiática no solo es la mejor jugadora de tenis de mesa de su país sino que además es todo un referente en alcance social, contando con varios millones de seguidores en diferentes redes sociales.

Son historias que tuvieron un érase una vez y la mayoría de ellas empezaron a escribirse en etapa escolar. Ahí es donde de verdad comienza el amor por el deporte. Según varios estudios, aquellas que se inician en alguna actividad deportiva durante el colegio, tienen más de un 75% de posibilidades de seguir vinculadas al deporte durante el resto de su vida. Las niñas nacidas en los 70-80 son las que empezaron a cambiar las reglas del juego, revelándose de forma sana contra lo establecido. Precisamente esas mujeres son ahora las madres impulsoras que inculcan esos valores en sus hijas para mantener la llama del deporte encendida.

Muchas dicen que la salud y los beneficios emocionales son sus principales motivaciones, pero también buscan reducir estrés, perder peso, sentirse bien física y psíquicamente, hacer nuevas amistades y descubrir aspectos desconocidos sobre ellas mismas. Sus deportes preferidos son el running y el ciclismo. Atrás queda el miedo al fracaso, la vergüenza, la economía o el temor a lesionarse.

Salir de la zona de confort no debe ser una barrera sino una motivación. Si todavía no te atreves a sacar la deportista que hay en ti, piensa que estas ante un mundo fascinante que hace tiempo que dejó de ser cosa de hombres.

Hazte con un bañador Stone o un colorido bañador Palms de la estupenda colección de Porto Brazil y lánzate a la piscina como Mireia. Tenemos la opción perfecta para cada ocasión.

Disfruta de la mejor moda de baño con Porto Brazil. Una gama de prendas de máxima calidad que te harán sentirte cómoda mientras estas dentro y fuera del agua.

Older Post Newer Post

9 Comments

  • 1

    1 on
  • 1

    1) on
  • 1"’`—

    1 on
  • 1

    1 on
  • 1

    1 on
  • 1

    1 on
  • 1

    1"'`-- on
  • 1)

    1 on
  • 1

    1 on

Leave a comment