Hábitos de consumo responsable - Cómo comprar inteligentemente

Febrero es habitualmente una época desapacible en la que por un lado todavía arrastras las deudas contraídas en Navidad y por otro sigues teniendo la sensación de que el cuerpo continúa pidiéndote marcha. Si, el día de los enamorados ya está al acecho y posiblemente sigues sin algo que regalar a tu pareja. ¿Pero que le regalas a alguien a quien hace apenas un mes se le cumplieron muchos de sus deseos materiales? Una encrucijada entre el quiero o el debo. Tu decides...

Durante los próximos días los comercios sacarán toda su artillería persuasiva para captar a aquell@s que quieren impresionar a sus parejas el Dia de San Valentín. Se estima que quienes terminen celebrándolo gastarán este año un promedio de 140 € en restaurantes, tiendas, joyerías, floristerías, tarjetas de felicitación o dulces.

¿Pero realmente el amor verdadero es una demostración de un solo día? Amar profundamente no siempre justifica romper tu presupuesto. 

Es cierto que el Día de San Valentín nos genera una presión excesiva para gastar, pero hay formas de unirse al espectáculo dentro de nuestras posibilidades. Una velada romántica en casa o disfrutar de un paseo por la gran ciudad junto a la persona que quieres son algunas alternativas para mantener la crisis emocional lejos de tu puerta.

Por supuesto que también puedes salir a comprar algo especial, pero intenta utilizar el sentido común a la hora de tomar decisiones.

Un planazo con atención al detalle tiene igual o más efecto que una bolsa llena de regalos caros o una cena en un moderno restaurante que quizá ni te puedas permitir.

Recuerda, mañana la vida continuará y de ahí que el amor se base en estímulos diarios. Una continuidad en el tiempo apoyada en pequeños grandes momentos.

Convertirse en consumidores conscientes, comprar menos y buscar calidad en lugar de cantidad son las claves para realizar compras inteligentes.

¿Sabemos comprar?

En ocasiones, la compra compulsiva de moda contribuye al daño del medio ambiente y representa una pérdida de dinero en algo que posiblemente perecerá en un abrir y cerrar de ojos.

El próximo 14 de Febrero más del 40% de las personas espera una experiencia-regalo, pero por otro lado, solo algunos de nosotros estamos dispuestos a ofrecer otra en contrapartida.

Tanto si estas en casa o viajando por el mundo, aquí tienes algunas sugerencias sobre cómo comprar con responsabilidad:

Atención a las etiquetas - Intenta desarrollar un hábito de lectura de etiquetas. Esto te ayudará a comprender la composición del producto y el cuidado necesario que se necesita para que el artículo te dure más tiempo. ¡Lee antes de comprar!

Durabilidad - Muchas marcas fidelizan a sus clientes bombardeándolos con nuevos diseños que ya nacen con fecha de caducidad. Algunos están previamente diseñados para hacerse pedazos y que tengamos que adquirir otros nuevos a un precio a priori económico, pero a la larga, todo lo contrario si tenemos en cuenta la rotación a la que nos obligan por su poca nula durabilidad en el tiempo. Este tipo de escenario se conoce como obsolescencia programada. ¿Te suena? Te contaremos de que trata un poco más adelante.

Mientras, trata de reducir tu frecuencia de compra. Se consciente de que los artículos baratos no duran y empieza por ahorrar dinero adquiriendo productos de calidad con mayor esperanza de vida.

Los descuentos - Antes de volver a pasar por caja, piensa si realmente te vas a poner esa prenda y si es o no de primera necesidad.

Comprar de manera responsable y ética también implica saber cuándo no comprar. Ahorrarás dinero si logras tener la cabeza fría cuando estés delante de un escaparate y comiencen a rondarte este tipo de pensamientos impulsivos. Contrólate.

Check-list - Crea una lista de deseos que incluya necesidades actuales y respeta las cosas que estén reflejadas en ella. Si están rebajadas genial, pero no compres algo que no estaba previamente en la lista simplemente porque tenga una rebaja. Es la regla Nº 1 del consumo responsable. Saber filtrar.

Segunda mano - Un mercado ideal para encontrar oportunidades mientras contribuyes al apoyo de pequeñas empresas. Lo que para unos no tiene valor, para otros lo tiene todo. Sal, busca y encuentra.

Comercio justo - Asegúrate de que lo que estás comprando proviene de una marca con ciertos valores morales. Nuestras decisiones muchas veces afectan a terceros. Los comercios locales son lugares llenos de inspiración donde muchos artesanos se ganan la vida gracias a su destreza y a la calidad del producto que ofrecen. Participar del comercio justo es una buena manera de apoyarles, permitiéndoles continuar mejorando su oficio y garantizándoles un salario justo.

Artesanía - Contribuye a la economía de tu comunidad con productos de origen artesanal. Cada artículo refleja la cantidad de pasión que hay detrás de su creación. Preservar las técnicas tradicionales y los valores culturales de la región donde se fabrican es una buena manera de dar una personalidad propia a las cosas.

Sostenibilidad - Prioriza sobre artículos que reutilicen o reciclen materiales y si puedes comprar ingredientes orgánicos que no dañen el medio ambiente¡Mucho mejor!

Responsabilidad - Aunque no seas un fanático del consumo, puedes también apoyar el comercio realizando compras puntuales inteligentes.

No endeudarte - Dentro de tu lista de deseos, da prioridad a artículos necesarios y que realmente puedas pagar. No vivas por encima de tus posibilidades en este sentido. Lo acabarás pagando.

Calidad frente a cantidad - Evita los productos desechables y opta por opciones de larga duración y que requieran un mínimo mantenimiento. Consume tecnología hecha a base de materiales duraderos y preferiblemente reciclables. Si hablamos de un ordenador de sobremesa o portátil, el sistema operativo debería poder funcionar con un hardware más antiguo.

No compres emocionalmente - Comprar de manera compulsiva puede hacerte sentir especial en un corto espacio de tiempo, pero ¿Más cantidad realmente equivale a más felicidad? Para averiguarlo haz una cosa. Intenta limpiar tu casa durante todo un día y te darás cuenta de que es todo lo contrario. Un hogar libre de trastos innecesarios es un hogar más feliz y más fácil de mantener. Libérate de todo lo que no usas y compra solo lo que necesites.

Tener menos cosas te hará apreciar el espacio y lo más importante: dará más espacio a aquellas de las que de verdad disfrutas. Limita tu zona de confort a las cosas que realmente amas y que te importan. Lo demás te quitará tiempo y energía.

Cuando empieces a sentir tentaciones, piensa en satisfacer tus emociones de otra manera. ¿Qué tal unos ejercicios de meditación mientras escuchas música relajante?

Obsolescencia programada

Hablamos de una práctica habitual que consta en diseñar deliberadamente productos que básicamente no duran. Esta estrategia corporativa para convertir a los clientes únicos en compradores recurrentes, se está convirtiendo en un problema importante para aquellos que desean consumir de manera responsable. Es una pena que ya no confiemos en que las cosas nos duren mucho tiempo. Acortar la vida útil del artículo es una garantía para cualquier compañía que quiera miles de clientes recurrentes

¿Cómo serán los teléfonos inteligentes dentro de cinco años? Los nuevos softwares se vuelven obsoletos y limitan el uso de teléfonos anteriores. Así es como las empresas nos “obligan” a comprar continuamente nuevas ediciones, encerrándonos dentro de un sistema que garantiza su éxito financiero.

Si bien muchos países de la comunidad europea están comenzando a legislar específicamente sobre la obsolescencia planificada, Francia sigue siendo una excepción, ya que allí esta práctica es ilegal desde 2015. Los comercios tienen la obligación de informar a los clientes si los artículos que adquieren cuentan con piezas sustitutivas en caso de sufrir algún tipo de complicación. Según la ley francesa, una empresa que acorta deliberadamente la vida útil de sus productos puede ser multada con el 5% de sus ventas anuales y los representantes de las compañías pueden ser condenados con hasta 2 años de prisión.

No hay duda de que existen suficientes evidencias que demuestran la existencia de este tipo de prácticas y he aquí algunos ejemplos de obsolescencia generalizada.

Tecnología - Apple ha admitido que en algún momento ha disminuido el rendimiento de los iPhones antiguos para poder extender la vida de sus dispositivos. Esta confesión ha puesto el foco sobre la compañía en Estados Unidos, Israel y Francia. Por otro lado, los ingenieros de Epson también están siendo investigados en Francia por este tipo de procedimientos.

Samsung también ha sido castigada en Italia por desarrollar actualizaciones de smartphones con serias consecuencias para los usuarios.

Por otro lado, algunas compañías están configurando defectos de calidad en componentes como las baterías, que acaban realizando falsas cargas y su sustitución es más cara que si compras un dispositivo nuevo.

Impresoras - Tras un uso moderado, algunas marcas de impresoras de inyección de tinta comienzan a sufrir limitaciones que requieren cambios frecuentes de cartucho antes de que estén vacías.

Textil - La empresa textil DuPont saltó a la fama por reducir la durabilidad de sus medias de Nylon, recuperando la composición de sus modelos originales (fabricados en 1940 con materiales frágiles). Sus ventas se dispararon y la recurrencia de sus clientes fue más que significativa.

Iluminación - Mundialmente conocido fue un caso que sucedió allá por 1924, cuando los principales fabricantes de bombillas incandescentes del mundo diseñaron un ciclo de vida por producto que no excedía las 1.000 horas. Hoy en día siguen sucediendo casos similares en el sector, aunque de una manera más controlada.

Existen diversas estrategias para combatir este tipo de tácticas y tratar de extender la vida útil de tus pertenencias sin tener que depender de terceros.

1.Repara - Si algo no funciona correctamente pero aún merece una oportunidad mínima de volver a ser útil, ¿Por qué no concedérsela?

2.Reutiliza - Puede que muchas de tus pertenencias ya no sirvan para cumplir su propósito original, pero pueden reinventarse. ¿Has probado a utilizar tu “viejo” teléfono como cámara de seguridad para vigilar la habitación de tus hijos pequeños? Además, ese teléfono no requiere de actualizaciones para poder ejercer como grabadora, mando a distancia o cualquier otra funcionalidad.

3.Ahorra - Muchos cargadores a menudo sobreviven a los teléfonos a los que dan servicio. Esto se debe a que la mayoría adoptaron el modelo estándar USB hace años, y todavía hoy son útiles. Un cargador antiguo puede cargar desde teléfonos, a altavoces Bluetooth, consolas y mandos inalámbricos. ¿Te has preguntado también porque los ordenadores portátiles vienen con adaptadores de potencia diferentes? No hay ninguna explicación funcional para esto. Aunque tus últimos tres ordenadores portátiles sean del mismo fabricante, si deseas un cargador adicional, tendrás que comprar uno.

4.Prescinde - Muy pocas cosas son absolutamente esenciales. Dependiendo de tu estilo de vida, puede que incluso no seas capaz de pasar sin un smartphone, un coche o un televisor. Las escalas de prioridades son diversas, pero también existen formas de disfrutar de la vida mientras lees un buen libro, te tomas un café con tus amigas o ves una película en el cine. Aprende a prescindir de aquello que no usas.

Si estás deseando que llegue el calorcito puedes ir planificando tus outfits con la elegante gama de productos que te ofrece Porto Brazil.

Nuestras prendas son fácilmente combinables durante todo el año así que aprovecha y hazte con uno de nuestros espectaculares vestidos o un bonito mono play long para lucir con tus complementos preferidos. Moda 100% sostenible y aprovechable para infinidad de ocasiones.

Recuerda que no hace falta estar en verano para sacar el mejor partido de tu armario combinándolo con nuestro mejor beachwear!

Hagas lo que hagas, se consciente de que practicar un consumo responsable sólo implica cambiar tus hábitos de consumo un poquito, algo que no significa comportarte de una manera muy diferente, sino más bien de ser inteligente a la hora de tomar una serie de decisiones que no requieren tanto esfuerzo.

Ponlo en práctica y empezarás a ver resultados de inmediato. 

Older Post Newer Post

0 Comments

There are not comments yet. Be the first one to post one!

Leave a comment